sábado, 15 de enero de 2011

Cuento Anti-Taurino a propósito de la FISS 2.011

Pepito Torito: La inconsciencia humana disfrazada de arte



Hace unos años, en un establo del pueblo de La Grita en el Estado Táchira, había un pequeño Toro, llamado Pepito Torito, era huérfano, por razones que él desconocía.....

En el establo había más animales, un pato llamado Cuack, un perro  llamado Toby y un cerdito llamado porky, los cuales eran los amigos de Pepito Torito.

Un día llega muy feliz y les dice a sus amigos: 

-¡En un mes es mi cumpleaños!
-A lo que sus amigos contestan: -¡Qué bueno! Porque falta muy poco!
En ese instante se acerca el dueño del establo, y viene acompañado de un señor trajeado de negro, sombrero y zapatos negros. El dueño del establo le presenta a Pepito Torito, a lo que el hombre, con una gran sonrisa de oreja a oreja contesta:
-¡Este toro es excelente! me lo llevo, solamente entrénalo un poco.
-Pepito torito al oír la noticia se alegra mucho y va corriendo con sus amigos
-¡Amigos! ¿Vieron al señor que acaba de pasar?
-Los animales contestan –Sí, ¿por qué?
-A lo que Pepito Torito contesta:
-Pues ese hombre me va a hacer una fiesta de cumpleaños para mi ¿Quieren ir?
Los animales, angustiados exclaman – ¡Pepito!, pero, sabes de qué son esas fiestas, son malas, y te van a hacer daño.
-Pepito Torito contesta enojado: Dicen eso porque están celosos, por eso no van a ir a mi fiesta.
-Los animales se van tristes y desilusionados
A la mañana siguiente, a las 4 AM, va el dueño del establo al lugar donde descansa Pepito Torito, y enfoca su cara con la luz de la lámpara. 
Pepito se pregunta -¿Por qué tan temprano?
-El dueño lo encierra en una caja enorme de madera, Pepito Torito, asustado y triste grita con desesperación -¡AYUDENME POR FAVOR!

Después siente un ardor en su espalda y cae dormido. Al despertar, Pepito Torito se encuentra en la plaza de toros de Pueblo Nuevo “en el Complejo Ferial”. De repente, Pepito Torito se encuentra a un hombre vestido con pantalones y chaleco muy ajustado a su cuerpo, el traje es de color oro y una porta una boina de color negro, el hombre se acerca al Pepito y empieza a golpearlo, Pepito reacciona ante los golpes repartidos por el Torero, y exclama llorando desenfrenadamente.

– ¡Espera me duele mucho, para por favor! Después de un largo tiempo de golpes, encierran a Pepito Torito a una celda sucia, llena de sangre y un plato con comida muy pequeño, Pepito se desmaya a causa de los golpes.
A las 6 AM del siguiente día, el torero despierta a Pepito Torito, el cual se pone furioso y le reclama al torero
–Porque me hiciste eso, agradece que mi papi no está- El torero lo agarra de la cabeza junto con 10 hombres, el torero empieza a cortarle los cuernos y Pepito Torito alucinando de dolor llega a cornear a uno de sus ayudantes con el cuerno que no le habían cortado, de repente Pepito siente el mismo ardor en la espalda y cae profundamente dormido.

Transcurrieron dos días y Pepito Torito lastimado, confundido y maltrecho se asoma a su traste de agua, ve su reflejo, su pobre cara está llena de sangre, los ojos morados y no tiene ninguno de los dos cuernos que antes tenía, de repente, cae al suelo, y siente algo pesado en su espalda, son bolsas de arena, grandes y muy pesadas, Pepito Torito, confundido intenta quitárselas de encima, y ve al torero afilando sus espadas y boleando sus lujosos zapatos italianos, Pepito Torito cae rendido al suelo y piensa –“Ya quiero que sea mi cumpleaños para poder acabar con esto”-

Llegada la mañana del tercer día de tortura y maltrato, le quitan las bolsas de arena de la espalda, y lo sacan al aire libre, Pepito Torito ve el enorme terreno que hay y piensa –Es la hora de correr por la libertad- entonces intenta hacerlo, pero tropieza, él no se había dado cuenta que sus patas traseras estaban atadas, a lo que reacciona con una lágrima cayendo por uno de sus grandes y lastimados ojos. El cruel y despiadado torero, riendo, le pega en las patas traseras, dejándole grandes moretones y heridas sangrantes. Pepito  le reclama al despiadado torero –“Por favor, déjame ya, tu no vas a ir a mi fiesta, eres malo y cruel conmigo”- El torero sigue maltratándolo con más fuerza, después de un tiempo golpeándolo en las patas traseras pasa a las delanteras y le pega en el resto del cuerpo del pobre e inocente torito.

Y así fue, durante días fue golpeado, humillado y escupido por el torero y sus malvados ayudantes, después, llegó el gran día del evento. Pepito Torito se encontraba descansando después de una gran dotación de latigazos, golpes con palos y hacerlo correr por kilómetros con bolsas pesadas en su espalda llena de cicatrices y sangre, llega un hombre, y le dice a Pepito Torito –ya llegó la fiesta, despierta toro estúpido- Pepito Torito levanta la cabeza y se le iluminan los ojos de esperanza, se dice el mismo -¡YA LLEGÓ MI CUMPLEAÑOS, YA SE ACABÓ LA TORTURA! 

Un hombre lleva a Pepito Torito por el pasillo, abre la puerta y Pepito Torito sale, a su alrededor hay mucha gente gritando como locos, Pepito Torito molesto exclama – ¡Lárguense todos de mi fiesta ya!-. De pronto se abre al otro lado de la plaza una puerta y cuando ve aparecer al torero, con su mismo traje de color oro, Pepito grita enojado -¿Tú qué haces aquí? ¡Vete por favor!- El torero le encaja una de sus grandes espadas por el costado, Pepito Torito, llorando, lo agarra de las piernas con sus diminutos cuernos y lo tira al suelo, nuevamente se abre otra puerta, y sale un caballo con un hombre arriba, se acerca a Pepito Torito y le clava su gran estaca por la espalda, Pepito grita con gran dolor y cae, ahora está en el suelo agonizando del terrible dolor que le causó el torero y el hombre del caballo, lo picadores prosiguen el maltrato, y es cuando el mal herido de Pepito Torito embiste con bravura contra el hombre con corazón de piedra que le había encajado su enorme estaca en la espalda, Pepito se levanta del suelo, y ve al torero con una manta roja y lo trata de embestir, pero no puede, y oye al público gritando -¡OLEEE!- El malvado Toreo termina la función con una espada mucho más grande, adornada de varios colores y una punta muy filosa, se lo encaja por la costilla hasta atravesarlo por la otra costilla, Pepito Torito cae al suelo y exclama con un gran dolor, no tanto por lo que ha hecho el torero, sino por la inconsciencia de la gente que piensa que la tauromaquia es arte –Pobre del torero, consiguió matar a los toros, pero algún día, lo detendrán- En ese instante, Pepito Torito muere a causa de la mente retorcida de algunos humanos, los cuales colaboran con el maltrato animal disfrazado de fiesta, música y arte...

Cuento Original de Oscar D. de México
Adaptación Armando Durán de Venezuela

Feliz Día del Maestro!

La educación es aprender a vivir, a comprender la realidad, a dejar el egoísmo para unirse con los demás en todo aquello que nos humaniza y luchando contra lo que deshumaniza.



Educar es crear, inventar, platicar, resolver problemas en reflexión y solidaridad. Educar es reinventar la vida, para que cada persona tenga la oportunidad de cultivar lo mejor de sí mismo y el mundo se vea enriquecido con el aporte insustituible que cada quien puede hacer.
Paulo Freire.

Feliz día del Maestro compañer@s.

FELIZ Y PROSPERO AÑO 2.011



Bienvenid@s a su segundo hogar. Aquí les esperamos para aprender, enseñar, jugar y estudiar.